Método

A lo largo de nuestras vidas, aprendemos como comportarnos en diferentes situaciones. En la mayoría de ocasiones, no encontramos dificultades y sabemos cómo enfrentarnos a los problemas. Pero a veces sucede que, por mucho tiempo y esfuerzo que dediquemos a salir de una situación que nos causa malestar, parece que nunca podamos resolver el problema y que éste ocupe cada vez más protagonismo en nuestro día a día. En este momento es cuando un psicólogo puede ayudarte, enseñándote técnicas y estrategias adecuadas para ponerlas en práctica y así ponerle dar solución a tu malestar. Este proceso tiene 4 fases:

  • Evaluación: en esta fase el paciente explica su malestar, para que el psicólogo identifique cual es el problema.
  • Hipótesis: el psicólogo explica al paciente cómo a pesar de los intentos de superar el problema, el malestar sigue existiendo. Una vez el paciente entiende esto, el psicólogo propone el tipo de terapia.
  • Tratamiento: en esta fase, el psicólogo será como un entrenador que enseña técnicas y estrategias adecuadas para afrontar el problema. Pero será el paciente quién tendrá que poner en práctica estas técnicas, primero en la clínica con ayuda del psicólogo y luego en su vida cotidiana, hasta que el problema se haya solucionado.
  • Prevención de recaídas: esta última fase, está orientada a enseñar al paciente una serie de estrategias que ayudarán a que el problema no vuelva a producirse.